¡ADVERTENCIA! Esta publicación puede contener contenido sexual explícito y/o violento.


Zeva


2016


Me violabas en reiteradas ocasiones, a veces cuando dormía, y siempre que se te presentara la oportunidad, lo tenía normalizado y no sabía cómo reaccionar, tenía 17 años. Pero recuerdo cuando me di cuenta de lo que eras, un violador, cuando un 21 de mayo (tu cumpleaños), nosotros habíamos discutido, me heriste y me humillaste (como solías hacerlo), yo lloraba por todo lo que me hiciste sentir, porque yo sentía que quería ayudarte y que en el fondo eras bueno. Había ido a verte para entregarte tu regalo y despedirme de ti. Me trataste pésimo, recuerdo que me dijiste que no valgo nada y que ojalá me muriera, y cuando viste que no podía parar de llorar me abrazaste y me empezaste a besar. Recuerdo decirte que no entendía que mierda pasaba contigo y que no quería que me tocaras, me agarraste de las manos y te tiraste encima mío. Me dijiste yaaa po si estoy de cumpleaños y que no me costaba nada, que iba a ser un ratito y me penetraste mientras lloraba. Muchas veces te lo dije, me violaste, me decías que cómo se me ocurre compararte con un violador, que tú eras mi pololo y que me amabas, me repugnarás por siempre.


Chica