¡ADVERTENCIA! Esta publicación puede contener contenido sexual explícito y/o violento.


Sin título


2018


Con una amiga habíamos decidido salir a una fiesta en la noche, todo normal, pero terminó rápidamente, fuimos a un punto clave para esperar nuestro Uber de vuelta a casa, en el paradero nos encontramos con tres tipos, estos nos preguntaron si veníamos de la fiesta, y así continuaron con algunas preguntas más, fue bastante tranquilo.

Mi amiga hasta esos momentos no estaba muy bien, no estaba en sus cinco sentidos a decir verdad, y cuando está así es muy tirada su idea.

Los chicos, aprovechando esa oportunidad, nos invitaron a “una junta piola” que habría cerca de sus casas, mi amiga me insistió bastante para ir, yo le decía que no, que mejor fuéramos a la casa, pero como dije, insistió bastante y terminé cediendo (uber, en ese momento, ya nos había cancelado unas dos veces).

Fuimos a esa junta, que terminó siendo de ellos tres y nosotras. A mi amiga le dije que no sabía que estamos haciendo, que estaba un poco incómoda, ella dijo que diez minutos más y nos íbamos, acepté.

Pasaron 10, 20, 30 y una hora total, nos queríamos ir hace mucho, y los tipos no nos dejaban. Nos habían dejado con llave en la casa.

Temí mucho. Llamé un Uber, y bajé con mi amiga, el auto llegó cinco minutos más tarde, uno de los tipos (el que tenía las llaves) dijo que las había perdido, que yo cancelara el Uber para que buscara las llaves y después pediría otro. Me negué rotundamente, mi amiga ya estaba un poco más nerviosa, el conductor me dijo si quería cancelar o algo, vio en mi cara señal de susto, y dijo que estuviera tranquila, que podíamos salir por la reja.

Uno de los tipos se picó y trató muy mal al chofer, y obviamente este respondió (pero de una manera bastante calmada, para no generar más nervios en nosotras)

Luego de mucho rato de batalla por intentar salir por la reja, lo logramos, con heridas en las manos y muslos.

Los chiquillos esos nos miraron muy mal, se notaba que tenían otras intenciones, si no hubiera sido por el conductor, quien nos ayudó y posteriormente dejó constatado (porque al parecer tenía contactos con carabineros), quizás no estaría contando la misma historia.

Y, por alguna razón, soy yo la que se siente muy mal, como si yo hubiese tenido la culpa.