¡ADVERTENCIA! Esta publicación puede contener contenido sexual explícito y/o violento.


Camino a casa


2017


Él era mi amigo, jamás pensé que me haría algo malo, y aquí estoy escribiendo este relato. Se ofreció en llevarme a mi casa para que pudiera ahorrar la plata del uber. Primera mala decisión. Ambos estábamos ebrios después de una larga noche de carrete, llevábamos media cuadra cuando me besó y supe inmediatamente que mi situación económica no le interesaba en lo absoluto. Le seguí el beso. Segunda mala decisión. No pensé que quisiera llegar mas lejos conmigo, pero estaba tan ebria que solo recuerdo cuando ibamos a mitad de camino con sus manos abajo de mi polera y dentro de mi pantalón, en medio de la calle. Recuerdo haberle dicho que no quería nada con él. Tercera mala decisión. Me dijo que no le importaba, que yo también quería y se notaba porque yo le había seguido el beso. Tengo lagunas mentales, pero después de eso recuerdo estar a una cuadra de mi casa, con sus manos por todo mi cuerpo. Me dio vuelta y lo hizo. Me violó entre unos árboles, en plena calle a una cuadra de mi casa. Recuerdo que no podía decirle que parara, solo observaba mi casa a lo lejos y pensaba "que esto termine pronto para llegar a llorar a mi cama". Al otro día tenía heridas en mis brazos y piernas por culpa de las ramas de los árboles, mi ropa sucia y rota, me duché tanto rato que mi hermana me tuvo que preguntar si estaba bien. Lloré y sentí vergüenza, mientras que él le contaba a sus amigos que anoche había cumplido una de sus fantasías de tirar en la calle. Y es por esto que cada vez que hago el trayecto a mi casa, me duele el alma.


Anónimx