¡ADVERTENCIA! Esta publicación puede contener contenido sexual explícito y/o violento.


Le dije que no


2018


Había terminado con él porque fue agresivo y tuve miedo, pasaron unos meses y me volvió a hablar; él tenía un departamento nuevo y yo había estado de cumpleaños. Me dijo que no valía la pena perder una amistad tan bonita por una tontera, que lo fuera a ver y nos pusiéramos al día. Llegué y me dio desayuno, después de tomarme el té no recuerdo mucho, pero sé que no podía moverme a voluntad, que cada vez que abría los ojos lo veía tocándome o haciéndome algo distinto, tenía asco y miedo, pero en esas 3 horas (que después calculé que pasaron) no tuve fuerzas para luchar, lo único que podía hacer era balbucear "no quiero, por favor déjame tranquila", no encontraba las fuerzas para arrancar, estaba muy drogada, hasta que me dijo al oído "bueno, ahora te quiero hacer el amor" y pensar en que la situación se iba a poner peor, que me iban a violar, me despertó. Logré levantarme y correr de ahí, como pude, con la ropa a medio vestir, el maquillaje corrido y el alma demasiado rota. Yo le dije que no y mi no, no valió nada.


Mandarina