¡ADVERTENCIA! Esta publicación puede contener contenido sexual explícito y/o violento.


Callejon sin salida.


2014


Tenía 14 años, había empezado a pololear por primera vez en mi vida y no tenia mucho conocimiento sobre temas sexuales, ese año entre a primero medio y comencé a escuchar varías historias de mis amigas y a saber más del tema. Inicie mi vida sexual también durante este pololeo y mas que por gusto fue por presión, tengo muchos recuerdos de relaciones no consensuadas dentro del pololeo en las que mi rol ya incluso impuesto por mi misma, después de tanta manipulación, era de sumisión, objeto para su placer, nunca disfrute ninguna relación con este tipo, puedo decir que hasta sentía asco y pude volverme actriz profesional para fingir placer, para el. La situación que más me marcó ocurrió un día en que nos juntamos luego de que salí del liceo, yo iba en la tarde así que salimos tipo 7pm camino a bustamante para estar juntos, en eso comenzamos a caminar por esos lados, muy normal, y vemos un callejón donde habian autos y estaba bien escondido, nos metimos ahí para explorar y coquetear mientras avanzabamos (gran error), justo en ese momento esta persona con la que llevaba meses pololeando me comienza a besar a lo que yo respondo, todo bien hasta que decide levantarme el jumper, darme vuelta bruscamente contra un auto, y bajarme las pantys, mientras todo esto ocurría yo solo decía que no, riendo nerviosa para disimular, el no paraba, después teniendome ahí de forma muy abrupta toca mi vagina y comienza a meter sus dedos, llegado ese momento yo ya me sentía muy mal, estaba asustada y solo veía su actitud decidida a penetrarme mientras le rogaba y repetía que no. No sé como logre zafarme y hacer que me dejara, pero al momento que esto pasa su cara se transforma en una furia que me dejó mal, me miro, no dijo nada y se fue, empezó a caminar muy rápido dejandome sola ahí y yo fui detrás de el, me ignoraba completamente, fue como si no existiera, prácticamente corrió al metro para irse y mientras yo lloraba y lo seguía le pedía que por favor parara, de pura suerte alcance alcancé a entrar al metro, bajar las escaleras y entrar al vagon justo un segundo antes de que cerraran las puertas, seguido esto comencé a llorar desconsoladamente, mientras no entendía mi impulso de seguirlo ni que habia pasado. Varias estaciones mas tarde nos bajamos, y hablamos de lo que pasó, en ese entonces no entendía que lo que había vivido estaba mal, pensaba ¿que importa? es mi pololo, este tipo incluso dentro de su inconsciencia y después de todo lo pasado y conversado se pone a llorar y me dice, casi te viole. Me demoré 4 años en darme cuenta de que la respuesta era SI, QUISISTE VIOLARME.


Anónimx