¡ADVERTENCIA! Esta publicación puede contener contenido sexual explícito y/o violento.


A los 13 años


2013


Tenía 13 años, mi primer beso, primera relación, primer pololo, primer llanto, pelea, primera vez.

Crecí en una familia buena, llena de amor, nunca me faltó nada, mi colegio era bueno, amistades sanas, pero él llegó a mi vida, para cambiarla por completo.

Nunca he contado esto a nadie, pero lo que fue cariño, se fue convirtiendo en costumbre, en oligación, toxicidad, dolor.

Fue un día sabado en el que me dijo que quería hacer algo nuevo, me toco, lo que mi mamá me enseño que no debía dejar a nadie tocar, y me sentí extraña, porque nunca accedí, pero nunca dije que no.

Pasaron los meses y él me decía que era normal, que sus amigos lo hacían y lo quería repetir, y yo niña inocente, seguí todo lo que me dijo. Tuvimos relaciones sexuales una y otra vez, cada vez que él quería, y las disfrutaba, pero yo no, en absoluto... No recuerdo ni un momento en el que lo haya pasado bien, en que haya sentido placer.

No lo cuento a nadie porque es muy triste para mi darme cuenta de esto ahora, fui abusada sexualmente por años, con el disfraz de un “pololeo” y duele, me avergüenza.

Se que no soy la única que se siente así, y si tu, el/la que está leyendo esto, se siente o sintió igual, recuerda que NO ESTÁS SOLA❤️


Avergonzada