¡ADVERTENCIA! Esta publicación puede contener contenido sexual explícito y/o violento.


2018


Un vez más mi ex me llamó para juntarse conmigo aunque ya le había dicho muchas veces que no quería nada con él. Llegó a mi casa, por miedo a que mis padres se enteraran que él estaba ahí, salí, me subí a su auto, su idea de salir a dar una vuelta se transformó en una conversación en el living de su casa, no había nadie más. Me tocó y hizo lo que quiso conmigo, yo sólo me digné a llorar, no tenía fuerzas para hablarle, menos para mirarlo a la cara. Me obligó a gemirle, entre sollozos. Cuando él había "terminado" me echó, sus padres venían en camino. Volví a la mia, "no encontré lo que quería en el súper" le dije a mi mamá, "ojalá esta vez sea la última" me dije a mi misma.


Anónimx